martes, 29 de diciembre de 2009

Pre-cuela (1) - La Diabla

En cuanto supo que ella murió, soltó el libro que con tan poca vehemencia leía, solo era otro tonto libro que debía leer, para poder completar otro tedioso trabajo, otra de las tantas torturas de la vida, la cual era solo un compendio de momentos vagos, que lo traían al presente en cuanto intentaba dar un pequeño vistazo a su pasado.

Respecto a la muerte de ella, que implicaba para él tal suceso, aparte de ese raro dolor en el estomago que le estaba dando, dolor que en realidad sucedía en el vientre, pero al no tener que ver su carrera con anatomía, que poco necesitaba saber acerca de su propio cuerpo.

En realidad solo necesitaba saber que partes de él le daban placer, para que ella pudiera proveerlo, ambos funcionaban así, solo eran útiles para satisfacer ese alivio que se presentaba con mayor frecuencia, obviando la costumbre semanal.

Por otro lado, el eterno enamorado que solo funcionaba como espectador entre bastidores, sintió ese mismo dolor en el vientre, el cual le indicaba dolor y la inconfundible e incontenible necesidad de vomitar, del cual el producto al igual que aquella madrugada era totalmente negro.

Al momento de que empezó a recuperarse de tan patético y visceral acto, vino a su mente el último “playlist” que había armado, desde Radiohead, Everlast, hasta Johnny Cash, todo azul, no podía creer lo que pensaba, el presagió, la situación, el deseo, la falta del mismo.

Ella ya se encontraba en camino de su nuevo origen, de su nueva profesión, ni el mismo diablo podría creer lo que pasaría.

No fue hasta después de los nueve días y las múltiples apariciones de compañeros y los supuestos amigos, que instantáneamente, cada uno de los dos entendió que significaba ese dolor, por un lado la culpa y el ardor, por otro la ausencia y el vacio.

Cada uno tenía sus razones para no sentir lo que el otro ser sentía por la muerte de esta mujer, ambos sabían que era una mujer, una que sin conceptualizarlo comprendía que las únicas que no creían en el poder de la mujer eran las feministas.

Situación que reafirmaría al momento de bailar con el diablo, situación que se le vio presente cuando a uno de ellos le avisaron de la muerte de su madre durante la madrugada, mujer soltera sin hombre que la entorpeciera para sacar adelante un hijo varón, compañero de ella, por lo cual supo de dicha situación y por diferentes bocas la historia de dicha madre.

No hay comentarios:

ClickComments