domingo, 22 de marzo de 2009

Dices que me quieres

La distancia atormenta pero emociona,
Las horas pasan y se acaban,
Los besos son pocos, no bastan
El tiempo se acaba de manera glotona.

Miedo de tener que decir hasta mañana
Y que este se alargué, se pasme, se aplacé
Se tarde más que el sol en salir al amanecer
Que adolece y padece como si muriese.

Y no es que muera, sino que desespera
Desespera porque lo contagio con la angustia,
La angustia de la espera que provocas
Que despiertas y alimentas cuando te vas.

Maldigo, qué contenta y tranquila te retiras
Dejando a este hombre alborotado,
Cansado y pasmado, que desesperas,
Pero que mañana por la tarde reconfortas. 
 

Ámame, quiéreme, deséame, pero lo mas importante
Espérame, búscame, háblame, mírame
Si, no tienes porque y ni puedes negarlo,
Que de ti estoy prendado 
 

Tu, tranquila duermes, mientras yo en ti pienso
Tu gustosa te despiertas, yo ni duermo
Tú me dices que me quieres, yo digo que ni vivo
Tú me miras y besas, yo te deseo y muerdo.

Pero ahora me rió, porque presiento
Calculo y pienso, que al final ganare
Al final te enamoraras, pura lógica sentimental
Y yo, tan solo esperare, porque tu alma alcanzare
Y el resto viene… por añadidura.

No hay comentarios:

ClickComments